Trémulo y al acecho

Enmascarado
detrás de mis anteojos
como un falso superman 
-desnudo en mi albinismo-

No hay manera de esconderme,
-ni siquiera en calzoncillos-
ni debajo de las sábanas
envuelto en un repollo.

No hay modo de esfumarme
aunque me duerma entero;

siempre habrá la vigilia acorralándome,
anunciando segundos de la vida y la muerte.

Quise salirme del espejo
y saltar al abismo de mi mismo,
huir de los hechizos que me ahorcan,
encontrar un pasillo para besar las bocas,
un pocillo para libar las lenguas
-apenas ese roce indispensable
sin caer en el grito desgarrado-

No habrá gris que me salve
ni tormenta en el rostro que perdure.

Sin embargo,
yo sigo aun aquí
presintiendo el milagro.

(c) Luciano Ortega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s