Viaje de ida

Herido de zapatos,
efímero de puentes pasajeros,
arañado de tardes y pañuelos,
uterino en las sábanas,
interpelado por pesadillas grises,
incrustado en el hígado,
ahogado en los dedales,
sin la palabra errante,
con el cuerpo desierto,
huérfano de poema,
me quedé sin abrazo,
con los brazos abiertos
y el segundo en el pecho
dando vuelta a la noria.

(c) Luciano Ortega
13 de octubre de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s