Tozuda recurrencia

En el exacto cuadrante del ahora
quise clavar mi flecha,
herir al tiempo
y detener su lento desplazarse.

En el intento
sólo tajeé mi propio pecho.

Como cualquiera sabe,
el espejo y el gerundio
estaban dentro mío,
están

-como el río que pasa y no es el mismo,
el que yo creí que fuera y que será-

Repetido poema
por poetas del siempre o de los nunca.

De la nada a la nada
y sin embargo el hoy
que sigue siendo.

-La noria y el filósofo
sucesivos, constantes,
en su eterno retorno circular-

Ondulante en el agua que se mueve
mi rostro se refleja,

mientras cambia también con los segundos.

Un día será el río
-solamente-
y hasta el río también
se irá secando.

¿Habrá alguien acaso que se acuerde?

Sin embargo
-sospecho-

esto que ahora escribo
sucedió…, sucederá…

¿sucede?

(c) Luciano Ortega
11 de octubre de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s