Hoy mi luna está cargada

Hoy mi luna está cargada de gatillos,
habrá que dispararla a pleno pecho,
a pura boca.

Mi luna es un gatillo con besos y porfías.

La llenaron de pólvora hasta la coronilla,
cuesta pisarla entonces,
hay minas a explotar diseminadas.
Pero a pesar de todo, yo insisto con mi boca.

No hay una bala en boca sino un beso,
un hueso a disparar hasta el abrazo.

¿Quién alambró mi luna
y la cargó de dientes con feroces mandíbulas?

No es un fortín mi luna,
sin embargo hay fusiles y cañones,
tenebrosos y tensos como pumas fantasmas.

Y ahora mi pregunta:
¿Qué guerra ganaremos con la pólvora,
acechando con palos las cabezas?

No habrá risa posible fuera del baile abierto,
del corazón al cielo con lluvias y utopías.

Esa será entonces mi quimera,
remendada, cosida a retazos,
cocinada en el horno de ciertos precipicios,
a penas por un pelo y los abismos.

Una pluma tan sólo desde mi luna intento,
aunque explote en mi mano el cargamento.

(c) Luciano Ortega

La ilustración fue realizada por Pelusa Oliveras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s