Soy la humanidad

Yo soy la humanidad,
la que logró besar,

la que tira a matar,
la violentada,
la que alambra las venas
y hasta el aire,

la muchacha violada en la azotea,
el violador atroz de las cornisas,
el de los calobozos y los sótanos,
el que da la trompada en la quijada,
el que sabe del muerto en los placares,
de su propio recinto en la colmena,
el de los enrejados y los muros,
el que sufre la sed y la codicia;

esa que se masturba,

la de los senos,
la que se prostituye,
la del vientre.

Yo soy el proxeneta,
el papa, el monaguillo,
el que niega la leche y los racimos,
el delator y el acusado.

Soy el juez que condena al asesino
y se mira en sus ojos al espejo;

yo soy el asesino.

Soy todos los ladrones que Alibaba preñó,
las mil y una rapiña con sus noches.

Soy el ladrón de gallinas,
el de los guantes blancos,
el buitre y el banquero,
el abogado del diablo,
el diablo, el abogado.

Soy el que a veces ríe
y riega con la danza en la pacha sus costillas,
con los fugaces dioses de las curvas,
con la cuerda y el tímpano,
con todos los latidos que respiran,
con sus tetas abiertas,
con sus piernas de barro,
con su húmedo pubis,
con su muerte, su parto y sus canciones.

Soy el ahorcado en la celda del auspicio.

Soy la pensión y el pensionado,
la mucama del puerto,
el hambre, la vergüenza,
la siembra y el cuchillo.

Soy el sordo dolor que grita ahora
en esa herida absurda como el tango.

Soy la herida y lo absurdo,

todo me cabe aquí
en este hueso efímero.

(c) Luciano Ortega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s