Hay un templo en el pecho

Hay un templo
en el pecho de lo propio.

Si ese pecho
pretende ser el todo
habrá de confundirse

-solamente es un pecho con sus ritos,
con su pequeña lumbre
y con su senda-

Un pecho
que en si mismo tiene magia,
tiene toda la luz que necesita,
tiene su propia sombra y sus espejos.

Un pecho
recurrente que camina
con apenas un cuerpo
y un destino.

(c) Luciano Ortega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s