Amapolas de plomo, puñaditos de arena

Reencontrarnos alrededor de un parto, de la memoria, de romper la mudez, de la ceremonia de hacer visible lo invisibilizado, de aparecer lo desaparecido.  Ser parte del nacimiento de un libro que despabila fantasmas y les da la palabra, aunque inquiete.  Ser parte del conjuro de una funesta y tenebrosa magia que pegó fuerte al anhelo utópico y llenó de miedo, de bombas y delaciones arteras a quienes simplemente querían compartir un pan con fantasía.

Ser parte del rito de ver nacer el libro del “CHIQUITO” OSVALDO TRAMONTINA:  AMPOLAS DE PLOMO, PUÑADITOS DE ARENA que cuenta una historia humana de aquí cerquita que atraviesa los años 1957 a 1977, en los que desaparecieron no sólo 30.000 personas. 

Ser invitado a conformar esa mesa redonda en la que todos fuimos cabecera, tanto los que estábamos en la mesa propiamente dicha como el público presente.  Ser parte de la memoria en la que entre trocitos de novela interpretados por el autor con esa oralidad exuberante que sólo él puede lograr, enmagándonos con ese modo de escribir en voz alta, como una ametralladora, pero no de balas, sino de flores que se vuelven palabras, que aunque parezca paradójico, logran tutearse con el silencio.  Un silencio que para nada se asemeja a la mudez.  Porque lo que TRAMONTINA logra con su novela es, precisamente, romper la mudez y tomar la palabra que trae a la memoria, la memoria; que se hace cargo de un coro de voces, que nos obliga a sumarnos y recordar que al respecto, también nosotros tenemos la palabra, una palabra que estaba esperando el turno, que se reconoce y se siente otra vez abarcada, no para odiar y repudiar, sino para reconocer una semilla que anhelaba ser limpiada del terror para recuperar el entusiasmo.

En ese enmarque, hicimos memoria contando, recitando y cantando:  De derecha a izquierda:  –en ese orden-, pero la sensación que tuvimos todos es que éramos más los oradores, que éramos un coro renaciendo y diciendo, entonando una canción paridora y humana, una canción creíble y posible hoy.   

Ayer en el Le Parc, en la sala de la D.G.E y en el marco de la feria del libro, no sólo nos embriagó el vino que compartimos al final, después de dos horas de intensa ceremonia.  Nos sentíamos reconocidos y convocados por la novela AMAPOLAS DE PLOMO, PUÑADITOS DE ARENA y por la fiesta de volver a sentir que es posible abrazarnos y confiar en la Argentina mágica que se atreve a bailar lo propia y dejarlo circular, a pesar de los pesares, invitándonos a recordar que hoy es el día; que la memoria nos pertenece y nos obliga.

Luciano Ortega

Novela de OSVALDO TRAMONTINA: AMAPOLAS DE PLOMO PUÑADITOS DE ARENA

De derecha a izquierda: ERNESTO ARROYABE,, LUCIANO ORTEGA, MARCOS GARCETTI, CAMILO JIMENEZ y JORGE FORNÉS.

De derecha a izquierda: ERNESTO ARROYABE, JORGE CUELLO, LUCIANO ORTEGA, MARCOS GARCETTI, CAMILO JIMENEZ, JORGE FORNÉS, OSVALDO TRAMONTINA, CARLOS CASCIANI, DANIEL FLORES, JULIO RUDMAN, SUSANA MUÑOS Y LORENA MEMBRIVES

Anuncios

2 pensamientos en “Amapolas de plomo, puñaditos de arena

  1. En la foto en la que se ven todos los panelista JORGE CUELLO no está en la foto, porque se encontraba a un costado de la mesa con su guitarra de trovador. Después la lista de nombres va en el roden expuesto, primero Ernesto Arraya, después yo, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s