Mi corazón

Mi corazón errante 
y viejo joven 
y joven viejo.

Errante de toc toc 
y sístoles, 
de toc toc 
y diástoles.

Franco y sanguíneo, 
rostro de pámpano y de brizna, 
de montaña y piedra, 
de charco y barro.

De mar y barco 
mi corazón rastrea, 
y llora y ríe.

Ríe de risa pura, 
de pura risa y llora.

Llora de herida y de cuchillo, 
brama, descansa y rueda, 
rueda redondo de camino.

Andariego de sangre 
mi corazón galopa, 
cabalga de mi mismo,

enamorando piel y sombra 
y primavera 
y quimera de paso 
y ancho barco de timón el mío.

Corazón que late y late, 
mío que late y mío, 
de látigo y latido, 
de bramido y silencio, 
de rabia y de retoño, 
de sal y de intemperie, 
de caballo corazón que late.

-feroz y desbocado, 
desaliñado, roto-.

Ruge que ruge y late 
mi corazón de espuma, 
atravesando a nado desde el útero 
-casi tocando el verbo- 
por el mapa del cuerpo y sus volcanes, 
tajeándome las vísceras 
-latido tras latido- 
golpeándome en el pecho y adelante, 
del mío mismo al yo, 
siempre conmigo.

Toc toc, 
siempre conmigo.

Toc toc, 
siempre conmigo… 

(c) Luciano Ortega

luciano k

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s