Velado fraticidio

-A la memoria de LUIS MORIÑA, desaparecido en los 70-

Con la complicidad del padre
el hermano mató a su hermano.

El soñante fue el condenado.

No lo enterraron en un pozo
y lo ocultaron en el aire
sin dar nombre a su muerte.

Fue una muerte sin cruces
repartida en ausencias.

Hay un pañuelo blanco que persiste en las plazas
y hay ojos sin mirada que no buscan su sangre,
orejas sin oídos,
terrón que se desarma
e impunidad que tapa la perversa guadaña
que al silbo acuchillara.

La palabra está muda y el miedo la acorrala,
hay papeles y cercas,
un micrófono oculto,
teléfonos pinchados
y una antena que eclipsa el sol que es para todos.

Tal vez con la mañana alguien logre enterrarlo,
hacerle una guarida en la tierra que toca,

entonces resucite la memoria y el rostro,
e incendie con el día otra vez una huella.

(c) Luciano Ortega

+ Poema escrito en noviembre de 2000

Anuncios